Noticias

MÉTODO SINGAPUR EN CHILE



Durante 2011 más de 40 mil alumnos de 300 colegios de enseñanza básica comenzarán a utilizar en sus clases de matemáticas el "Método Singapur", modalidad mediante la cual el Ministerio de Educación, al igual que sus símiles de Hong Kong, India y Estados Unidos, planea mejorar los resultados del alumnado en las pruebas internacionales de la asignatura.



La fórmula, que tiene a Singapur como líder de las mediciones Timms a nivel mundial, se está perfeccionando en las aulas de casi 300 colegios y liceos de Chile, tanto del sistema público como privado y su eficacia está basada tanto en factores técnicos como valóricos:



Las matemáticas no se enseñan a partir de números ni tampoco desde una pizarra.

La introducción de los conceptos se inicia con una vivencia del propio alumno, luego se refuerza con una representación pictórica (figuras de plástico) y finalmente se suma la abstracción. Los alumnos son los que hablan de sus experiencias, no los profesores. La idea es que los niños relacionen las matemáticas con su propia vida.



Se trata de un sistema que busca explotar las “habilidades blandas”, que los alumnos tengan la capacidad para imaginar soluciones a un problema, que conozcan el motivo por el que se siguieron ciertos pasos y cómo se llegó a la solución. Además, se fomenta que cuestionen la forma de aplicar, comprobar e investigar las respuestas, junto con el trabajo en equipo.



Para María Victoria Marshall, doctorada en la especialidad, la gran ventaja es que en el Método Singapur “los números casi se pueden tocar, pues son tratados de un modo didáctico y gráfico, buscando hacer una conexión del pensamiento concreto al abstracto, lo que además hace más llevadero el estudio”, sostuvo.



Sin embargo, la académica señala que el método es “especialmente exitoso en Singapur, ya que se aplica en un sistema centralizado, que cuenta con una rotación de profesores para evitar un desnivel en la calidad de los establecimientos, y que tiene profesores de calidad, donde el docente de primero básico de allá, sabe más que un profesor de octavo de Chile”, añadió.



Noticia de la Biblioteca del Congreso Nacional Chileno. Para terminar de leer la noticia y acceder a un video explicativo, debes ir la siguiente dirección:

http://asiapacifico.bcn.cl/noticias/metodo-singapur-de-matematicas-en-chile

CONOZCA LA IMPORTANCIA DEL MATERIAL DIDÁCTICO

Conversamos con algunos de los proveedores de material didáctico asistentes a la 15ª versión de la Feria internacional de Material Didáctico y Equipamiento Escolar (FERMADI), realizada en la primera semana de septiembre. Usados para apoyar el desarrollo de niños y niñas en aspectos relacionados con el pensamiento, el lenguaje oral y escrito, la imaginación, la socialización, el mejor conocimiento de sí mismo y de los demás, los materiales didácticos han ido cobrando una creciente importancia en la educación contemporánea. Las memorizaciones forzadas y las amenazas físicas dejaron de ser métodos viables hace mucho tiempo, dando paso a la estimulación de los sentidos y la imaginación.

Un paseo por la FERMADI nos mostró que las tendencias en la elaboración de materiales didácticos para colegios no ha cambiado sustancialmente en la última década, sino que se ha reforzado con nuevos elementos.

Nelly Artigas, profesional de apoyo de la dirección de estudios y programas de la Fundación Integra, hace una distinción entre material educativo y material didáctico. Según ella, el material educativo está destinado a las personas que trabajan con los niños, no a los niños propiamente: "no es un material que usan los niños sino las personas que educan a los niños, su objetivo es fijar la intencionalidad pedagógica, es decir que las personas que enseñen tengan claro qué es lo que tienen que enseñar".

Por el contrario, el material didáctico va directamente a las manos del niño, de ahí su importancia; funciona como un mediador instrumental, incluso cuando no hay un adulto que acerque el niño a los aprendizajes.

El material didáctico puede incidir en la educación valórica desde muy temprana edad. Un buen ejemplo es la incorporación de citas a obras de arte entre los objetos con que juegan los niños y niñas. Nelly pone como ejemplo uno de los últimos diseños de Fundación Integra: un juego de dominó confeccionado con piezas que en vez de números o figuras elementales utiliza fragmentos de obras del arte universal. "No es lo mismo recordar chanchitos, peras y manzanas que recordar este tipo de cosas, que tienen más detalles en los que fijar la atención" (dice).

Rosa María Azcorbebeitia Gerente de Compras e Importaciones, JMIMPORT, suministrando materiales didácticos a las escuelas. Su forma de trabajo es la que sigue la mayoría de las empresas del rubro: hace visitas a colegios para ver con qué trabajan y cuáles son sus necesidades reales de materiales. Luego se abastecen de materiales en otros países, buscando aspectos educativos específicos. Para ella el material tiene que ser no tóxico, no puede presentar riesgos. "Los niños son muy visuales, quieren tocarlo todo", sostiene.

Por su parte Ema Uribe, psicopedagoga, educadora de párvulos y microempresaria, plantea que lo ideal es que sea un material durable, de calidad, legible para los niños. "A los niños les llama la atención los colores y las formas. Ema sitúa la importancia del material didáctico en que el niño aprende primero por lo concreto y después por la abstracción: "cuando un niño tiene dificultades de aprendizaje y tratas de enseñarle usando la abstracción, el pizarrón, aprende menos que si toca y mira las cosas".

Antes parecía que todo aquello que tuviera apariencia lúdica era desechable para el aprendizaje, hoy vemos que sucede todo lo contrario. Es lo que dice Pedro rubio, representante de Ediciones Siete Leguas. Como suministrador de materiales para varios países de habla hispana, opina que los nuevos planes pedagógicos a nivel internacional incluyen el valor lúdico como fundamental en el proceso de la enseñanza. ¿Cómo utilizar esta tendencia? Cabe hacerse la pregunta, sobre todo cuando sabemos que no todos los colegios disponen de medios para satisfacer su propia demanda de material didáctico. Suplir la falta de recursos con creatividad es el desafío. Lo que sí es cierto, es que los materiales didácticos se han validado lo suficiente como para ser cada vez más necesarios en la enseñanza.